Memorial de Beata Maria Teresa Scrilli

noviembre 13, 2018 |


María nació el 5 de mayo de 1825 en Montevarchi, Arezzo, en los antiguos estados papales. Ella fue la segunda hija de una familia influyente en Italia. Su nacimiento no fue recibido con alegría sino con decepción, ya que sus padres querían un heredero varón. A lo largo de la infancia de María, su madre la trató con indiferencia.

Durante su adolescencia, fue confinada a la cama por 18 meses debido a una enfermedad grave. Ella atribuyó su recuperación a un milagro con una visión de San Fiorenzo. Durante los meses en que estuvo recluida en la cama, María desarrolló una vocación a la vida religiosa con su creencia de ser llamada a servir a Dios. El deseo era tan fuerte que, a pesar de las objeciones de sus padres, ingresó al convento carmelita de Santa María Magdalena de Pazzi el 28 de mayo de 1846. Después de dos meses, regresó a su casa dándose cuenta de que la vida de clausura no era su vocación. Pero su deseo por la vida religiosa nunca se debilitó.

Abrió una pequeña escuela para niñas en la casa de su familia. Ella proporcionó una educación holística que abarcaba aspectos religiosos y seculares. Deseaba dar a sus alumnos un profundo respeto hacia Dios y un deseo de vivir una vida virtuosa. Pronto, algunas mujeres jóvenes se unieron a María en este esfuerzo. El altruismo que ella y otros demostraron atrajo la atención del Magistrado Principal y el Superintendente de Escuelas. Tan impresionados con su trabajo, le pidieron que se hiciera cargo de una escuela más grande el 3 de mayo de 1842.

María llegó a comprender gradualmente que fue llamada a fundar una congregación religiosa dedicada a la educación total de los niños desde sus primeros días hasta la adolescencia. Obtuvo el permiso y la aprobación necesarios del obispo y del Gran Duque de Toscana, Leopoldo II de Habsburgo, para formar esta nueva comunidad religiosa el 15 de octubre de 1854. La comunidad se llamaba Hermanas de Nuestra Señora del Monte Carmelo y María tomó el nombre religioso de María Teresa de Jesús en honor a Santa Teresa de Ávila. La dedicación y el amor evidentes entre las hermanas causaron un rápido crecimiento en el número de estudiantes junto con mujeres jóvenes que buscaban ingresar a la comunidad.

Si bien el futuro parecía prometedor, el país experimentó un período de anticlericalismo. Los líderes políticos del 30 de noviembre de 1859 confiscaron la escuela y prohibieron a las hermanas llevar un hábito religioso. Sin rendirse ante la presión secular, la Madre María Teresa y sus hermanas se mudaron a Montevarchi, donde abrieron una casa y una escuela privada. Debido a la falta de espacio y mayor interferencia del gobierno, la Madre María y sus hermanas se mudaron a la casa de su familia. La congregación fue disuelta en 1862.

En 1878, cuando la presión contra la Iglesia disminuyó, la Madre María se mudó a Florencia y restableció su comunidad con la aprobación del Arzobispo Eugenio Cecconi. Se abrió un internado para niñas pobres. Si bien tanto la escuela como su comunidad recibieron elogios de los funcionarios del gobierno local, un estilo de vida estricto y condiciones de vida poco saludables causaron la muerte de muchos en la comunidad. Madre Maria murió el 14 de noviembre de 1899 a la edad de 64 años.

Veinte años después, su comunidad comenzó a crecer rápidamente. Su congregación recibió la aprobación papal del Papa Pío XI el 27 de febrero de 1933. Hoy sirven en Italia, Estados Unidos, Canadá, India, Brasil, República Checa y Filipinas, enseñando y cuidando a los pobres y ancianos, y atendiendo a la formación religiosa de los niños.

El proceso de beatificación de la Madre María Teresa de Jesús comenzó en Fiesola. Ella se convirtió en “Sierva de Dios” el 3 de noviembre de 1988 bajo el Papa Juan Pablo II. Fue beatificada el 8 de octubre de 2006 por el cardenal José Saravia Martins en nombre del Papa Benedicto XVI.

P. Robert Traudt, O. Carm.
El P. Robert Traudt, O. Carm. es un sacerdote Carmelita viviendo en Darien, IL.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias