Via Crucis + Meditación: 12da Estación

Estación 12 “Jesús muere en la cruz”

Lectura

Desde el mediodía hasta las tres de la tarde todo el país se cubrió de tinieblas.
A eso de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani, que quiere decir: ‘Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?’
Al oírlo, algunos de los presentes decían: ‘Está llamando a Elías.
Uno de ellos corrió, tomó una esponja, la empapó en vinagre y la puso en la punta de una caña para darle de beber.
Los otros le decían: ‘Déjalo, veamos si viene Elías a salvarlo.
Pero nuevamente Jesús dio un fuerte grito y entregó su espíritu.
El capitán y los soldados que custodiaban a Jesús, al ver el temblor y todo lo que estaba pasando, se llenaron de terror y decían: ‘Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios.
(Matthew 27:45-50,54)

 

Meditación 

Jesús inclinó la cabeza y murió.
Está consumado.
Su cuerpo colgando de las heridas en manos y pies.
El Señor es torturado hasta la muerte.
El peso del cuerpo estiraba las extremidades aún más,
y tira fuertemente de los agujeros de los clavos.
Tus enemigos te miraban, contentos y felices.
Nada quedó de tu grandeza y esplendor.
De tu boca, oh Jesús, escuchamos la amarga queja,
“Oh Dios, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”
Aquí está la prueba de tu fe.
Aquí, oh Dios, incluso tu naturaleza humana parece estar destruida.
Nos gusta pensar en ti como el Rey de Israel
y no puedo imaginar la espantosa destrucción que, no solo como Dios,
pero incluso como hombre, quisiste sufrir.
Queremos ver tu divinidad y olvidar que has dicho:
“Bienaventurados los que no han visto y aún creen”.
Esta es la prueba pero también la victoria de nuestra fe. —
Oh Dios, te adoro en tu aniquilación, en tu muerte en la cruz.
No dejaré de verte tal como eres ahora,
para que yo pueda aprender cuánto Dios me ha amado.

← 11RA ESTACION
13RA ESTACION →

Rolf Willemsen, O. Carm.
El P. Rolf "Nepi" Willemsen, O. Carm., es un sacerdote carmelita que vive en Joliet, IL.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias