Memorial del Beato Aloysius Rabatà, mayo 8


Hay momentos en que poco se sabe de la vida de un individuo. Además del misterio, una persona puede vivir una vida tan tranquila y sin pretensiones, que se le presta poca atención. A primera vista, Aloysius Rabatà parece encajar en esa descripción. Sin embargo, su vida presenta una fuerte evidencia de un hombre que buscó al Dios vivo y vivió el fruto de ese viaje.

Aloysius nació en 1443 en Erice, ubicado en el Reino de Sicilia. No hay información sobre su familia, sus primeros años, o lo que inspiró su vocación a la Orden Carmelita.

La Orden estaba experimentando una reforma liderada por uno de los grandes priores generales, John Soreth. Aloysius experimentaría esa reforma cuando entró en el Carmelo en Annunziata en Trapani cuando era un adolescente. Sus primeros años con la comunidad son un misterio. Más tarde fue ordenado sacerdote. Evidentemente, su vida como fraile demostró fuertes cualidades espirituales que lo llevaron a su nombramiento como prior de la comunidad en Randazzo. Dirigió con el ejemplo a través de una vida fuerte de oración y penitencia.

Como antes, Aloysius continuó ocupándose las manos con trabajo manual entre sus hermanos. También pedía en las casas de la ciudad para ayudar a apoyar a la comunidad. Se dedicó a los pobres, proporcionando los recursos necesarios para la alimentación y la vivienda. Aloysius también era un hombre de gran misericordia y perdón. Durante 1490, fue atacado por un hombre que le disparó una flecha y lo golpeó en la cabeza. Existe sospecha de que el acto haya sido realizado por Antonio Catalucci. Aloysius había denunciado el extravagante estilo de vida de un señor local que era el padre o el hermano de Catalucci. Aloysius nunca reveló el nombre de su atacante para evitarle un duro castigo. Él también perdonó al hombre.

Aloysius murió varios meses después en Trapani, el 8 de mayo de 1490, después de sufrir un gran dolor. Fue enterrado en la iglesia del convento de Randozza. Su sitio de entierro se convirtió en lugar de visita para muchos enfermos, y encontraban sanación a través de su intercesión con Dios. Algunos de sus restos fueron llevados a Erice en 1617 y Trapani en 1640. Sus restos fueron colocados bajo el altar de la Asunción en la Basílica de Santa María el 13 de agosto de 1913.

El proceso para su canonización comenzó en 1533. Aloysius fue beatificado por el Papa Gregorio XVI el 10 de diciembre de 1841. Un año más tarde, su oficio y Misa fueron aprobados. Él es el patrón de Erice y Trapani.

Padre, Tú distinguiste al Beato Aloysius Rabatà con extraordinaria caridad y paciencia para soportar la injusticia. Haz que podamos honrar su memoria mostrando amor, como lo él lo hizo, incluso para nuestros enemigos, y así merecer una recompensa eterna. Concede esto a través de Cristo nuestro Señor.

P. Robert Traudt, O. Carm.
El P. Robert Traudt, O. Carm. es un sacerdote Carmelita viviendo en Darien, IL.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias