1 de enero de 2021 – Solemnidad de María, Madre de Dios

diciembre 31, 2020 |

“María es Más Madre que Reina.”  

¿Han notado que en las representaciones carmelitas de María no hay corona? Una cita muy conocida de Santa Teresa de Lisieux lo explica: “María es más madre que reina”. Ella es hermana; ella es madre; ella es familia. El título griego de la fiesta de hoy es “theotokos”, que significa “Madre de Dios”. Los carmelitas agregarían “tú-tokos” y “mí-tokos” y “nosotros-tokos” porque María es más madre que reina: tu madre, mi madre, nuestra madre.

 

 

 

Esta primera imagen carmelita de María, llamada “La Bruna”, fue llevada a Europa desde el Monte Carmelo por los primeros carmelitas. Nota: no hay corona.

 

 

Oración a María, Estrella de la Nueva Evangelización

María, Virgen y Madre,
tú que, movido por el Espíritu Santo,
acogiste la palabra de vida en el fondo de tu humilde fe:
como te entregaste completamente al Eterno,
ayúdanos a decir nuestro propio “sí” a la llamada urgente, tan urgente como siempre,
para proclamar las buenas nuevas de Jesús.
Llena de la presencia de Cristo, llevaste alegría a Juan el Bautista, haciéndolo regocijarse en el vientre de su madre.
Rebosante de gozo, cantaste las grandes cosas hechas por Dios. De pie al pie de la cruz con fe inquebrantable,
recibiste el gozoso consuelo de la resurrección,
y te uniste a los discípulos para esperar el Espíritu
para que naciera la Iglesia evangelizadora.
Obtén para nosotros ahora un nuevo ardor nacido de la resurrección,
para que llevemos a todos el Evangelio de la vida que triunfa sobre la muerte. Danos un santo valor para buscar nuevos caminos, para que el don de la belleza inmarcesible llegue a todos los hombres y mujeres.
Virgen de la escucha y la contemplación,
Madre de amor, Esposa de las bodas eternas,
ora por la Iglesia, cuyo ícono puro eres,
para que nunca se encierre en sí misma
o pierda su pasión por establecer el reino de Dios.
Estrella de la nueva evangelización,
ayúdanos a dar testimonio radiante de comunión,
servicio, fe ardiente y generosa, justicia y amor a los pobres,
para que la alegría del Evangelio llegue hasta los confines de la tierra, iluminando hasta los confines de nuestro mundo.

Madre del Evangelio vivo,
manantial de felicidad para los pequeños de Dios,
ruega por nosotros.

Amén. ¡Aleluya!
-Papa Francisco

 

Gregory Houck
Gregory Houck, O.Carm. is Director of Carmelite Formation at Whitefriars Hall in Washington D.C.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias