La duda, el miedo y el Profeta Elías

julio 23, 2013 |

Elijah-Prayer-spanish
En la misa de hoy, en todas las casas carmelitas, se lee el Evangelio de la transfiguración de Jesús (Lucas 9,28-36) porque el profeta Elías está en este pasaje. Dice: “Dos hombres aparecieron en todo su esplendor, Moisés y Elías, conversando con Jesús.” Ahora mi pregunta es, ¿de qué estaban hablando? En el pasaje, los discípulos se durmieron, dejando a Jesús, Moisés y Elías para hablar a solas. Pero vamos a situarnos en el monte de la Transfiguración y tratar de escuchar su conversación.

Moisés probablemente hace referencia a su misión. Dice: “Jesús, me encomendaron la misión de sacar al pueblo de la esclavitud y llevarlo a la tierra prometida, pero estuve a punto de falla. Dudé y golpee la roca dos veces (Números 20,11). No confié lo suficiente. Tú has recibido una misión, mi consejo para ti es que no dudes. Si confiás, lo lograrás.

Enseguida Elías habla de su misión: “Jesús, me fue encomendada la misión de alejar al pueblo de sus falsos dioses sedientos de sangre, y de conducirlos de nuevo al único y verdadero Dios, pero estuve a punto de fallar. Tuve miedo. Huí del rey Acab y la reina Jezabel cuando amenazaron con matarme (1 Reyes 19:02) y me desee la muerte (1 Reyes 19:04). Luego me escondí en la cueva cuando el Señor me pidió estar al pie de la montaña (1 Reyes 19:13). Por causa del miedo estuve a punto de fallar. Tú has recibido una misión, mi consejo es que no tengas miedo. Si no dejas que el miedo arrebate lo mejor de ti, lo lograrás.

Revisa si alguna de las siguientes preguntas ha pasado por tu mente… ¿Realmente él o ella me ama? Soy lo suficientemente bueno? ¿Soy querido? ¿Me lo merezco? Dudas y más dudas. O que hay de preguntas como… ¿Y si me dicen que no? ¿Y si me ignoran? ¿Y si se ríen de mí? ¿Qué pensarán de mí? Miedos y más miedos. La duda y el miedo tienen mucho poder en nuestras vidas. La duda y el miedo son los mayores impedimentos para la vida. La duda y el miedo pueden obstaculizar nuestra misión.

Así que pon atención la siguiente vez que encuentres dudas o miedos atravezando tu mente. Muchas veces son automaticas y no nos damos cuenta de ello, pero nos arinconan y nos impiden vivir con plenitud. Entonces ¿qué podemos hacer al respecto? En esta fiesta del profeta Elías pide las dos porciones del espíritu de Elías (2 Reyes 2,09) para que tengas la fuerza suficiente para moverte más allá del miedo y la duda y puedas disfrutar de la vida con plenitud.

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias