miércoles, mayo 16, 2018

Iniciar

Mira a tu alrededor. Tómate el tiempo para considerar exactamente dónde estás en este momento. Respira profundamente y medita en el hecho de que Dios te conoce, ahora mismo, dondequiera que estés. Dios está contigo en este momento y te ve y conoce los deseos de tu corazón.
Respira profundo y permite que los deseos de Dios llene tu corazón.
Exhala y suelta tus preocupaciones y esas cosas a las que te has aferrado y que pueden ser un obstáculo en tu relación con Dios. Respira profundamente dos veces más.

Conversar

Tema de Conversación

Él [Dios] vive en algunos como en su propia casa, mandando y gobernando todo; y en otros como si fuera un extraño en una casa extraña, donde no le permiten dar órdenes ni hacer nada.
San Juan de la Cruz

Conversación

Somos la morada de Dios: piedras vivas con Cristo como piedra angular. Ora hoy para que tu "casa" siempre sea una vivienda hospitalaria para Dios.

DESCONÉCTATE

Calmar a sí mismo . Abre tu corazón.

Tome tres respiraciones profundas.

Desconectar y escuchar.

¿Quisieras orar por

Sobre la Desconexión Diaria