martes, mayo 12, 2015

Iniciar

Mira a tu alrededor. Tómate el tiempo para considerar exactamente dónde estás en este momento. Respira profundamente y medita en el hecho de que Dios te conoce, ahora mismo, dondequiera que estés. Dios está contigo en este momento y te ve y conoce los deseos de tu corazón.
Respira profundo y permite que los deseos de Dios llene tu corazón.
Exhala y suelta tus preocupaciones y esas cosas a las que te has aferrado y que pueden ser un obstáculo en tu relación con Dios. Respira profundamente dos veces más.

Conversar

Tema de Conversación

Acepto todo por el amor de Dios – incluso los pensamientos más extraños que entran en mi mente.
St. Teresa de Lisieux

Conversación

Teresita siempre fue accesible a Dios y respondió a lo que Dios le pedía de ella, no importa cuán difícil o "extraño". Al orar hoy, pide a Dios por esta misma apertura a lo que Dios pide de ti, aun cuando los motivos no son claros.

DESCONÉCTATE

Calmar a sí mismo . Abre tu corazón.

Tome tres respiraciones profundas.

Desconectar y escuchar.

¿Quisieras orar por

Sobre la Desconexión Diaria