domingo, febrero 22, 2015

Iniciar

Mira a tu alrededor. Tómate el tiempo para considerar exactamente dónde estás en este momento. Respira profundamente y medita en el hecho de que Dios te conoce, ahora mismo, dondequiera que estés. Dios está contigo en este momento y te ve y conoce los deseos de tu corazón.
Respira profundo y permite que los deseos de Dios llene tu corazón.
Exhala y suelta tus preocupaciones y esas cosas a las que te has aferrado y que pueden ser un obstáculo en tu relación con Dios. Respira profundamente dos veces más.

Conversar

Tema de Conversación

Normalmente esta contemplación, que es secreta y escondida de quien la recibe, imparte al alma, junto con la sequedad y el vacío que produce en los sentidos, una inclinación a permanecer en paz y en tranquilidad.
San Juan de la Cruz

Conversación

Atrayendo a quien lo busca sinceramente, Dios derrama a esta alma un deseo de estar en soledad. En tu oración hoy, pide esta gracia.

DESCONÉCTATE

Calmar a sí mismo . Abre tu corazón.

Tome tres respiraciones profundas.

Desconectar y escuchar.

¿Quisieras orar por

Sobre la Desconexión Diaria