sábado, febrero 21, 2015

Iniciar

Ponte en una posición cómoda que te permita concentrarte y sentirte tranquilo. Respira profundamente, espera, exhala completamente. Repítelo tres veces. Relájate. Visualízate en la presencia de Dios.
Usando el Salmo 46:10, di lentamente:
Estén quietos y conozcan que yo soy Dios
Estén quietos y conozca que yo soy
Estén quietos y conozcan
Estén quietos
Estén Repítelo varias veces.
Relájate y respira profundamente, sostenlo y exhala completamente.
Trata lo mejor sólo para estar con Dios.

Conversar

Tema de Conversación

El alma ve que es como una persona colgando, que no puede apoyarse en cualquier cosa terrenal; tampoco puede ascender al cielo. En fuego con esta sed, no puede llegar al agua; y la sed no es una que sea soportable, pero ya a tal punto que nada te la quitará.
Santa Teresa de Ávila

Conversación

Hoy ora a Dios que sacie tu sed y te conduzca a una intimidad más profunda.

DESCONÉCTATE

Calmar a sí mismo . Abre tu corazón.

Tome tres respiraciones profundas.

Desconectar y escuchar.

¿Quisieras orar por

Sobre la Desconexión Diaria