domingo, enero 6, 2019

Iniciar

Ponte en una posición cómoda. Toma varias respiraciones profundas.
Repite a ti mismo: No temas.
Cada vez que exhala sueltas esas cosas sobre las cuales estás preocupado o tienes miedo.
Ofreces estas preocupaciones a Dios, sabiendo que el amor de Dios es infinito.
Permítete aceptar el amor y la gracia de Dios a cambio.

Conversar

Tema de Conversación

Lo amamos cuando queremos amarlo, y cuando lo intentamos a pesar de nuestros fracasos.
Santa Teresa de Lisieux

Conversación

Nuestro compromiso de colocar el amor de Dios como nuestra máxima prioridad no puede depender de nuestro estado de ánimo, éxitos o fracasos; es vivir fielmente día a día en respuesta al gran amor de Dios. Ora hoy por el don de la perseverancia.

DESCONÉCTATE

Calmar a sí mismo . Abre tu corazón.

Tome tres respiraciones profundas.

Desconectar y escuchar.

¿Quisieras orar por

Sobre la Desconexión Diaria