Domingo de Ramos de la Pasión del Señor

abril 14, 2019 |

Había un viejo anuncio de una tarjeta de crédito que siempre empezaba de la misma manera. Una persona preguntaba: “¿Me conoces?” Había algo vagamente familiar sobre el individuo. La persona daba un poco de información sobre sí mismo. Pero solo al final del comercial, cuando se escribía su nombre en la tarjeta, descubriamos su verdadera identidad.

Las personas en los evangelios nunca conocieron la verdadera identidad de Cristo, incluso aquellos que agitaban ramas de palmeras y gritaban “hosanna” y alababan a Dios. Llamaron rey a Jesús, mientras que los fariseos pensaban que era un maestro. Ellos pensaron que lo conocían, pero nunca lo hicieron.

Incluso los apóstoles, que habían estado con él durante tres años, pensaron que este era el momento de gloria, que habían estado esperando durante mucho tiempo. Si las multitudes estuvieran tan entusiasmadas con Jesús fuera de Jerusalén, ¿cómo serían dentro de la ciudad? Esperaban que Jesús revelara su gloria y poder al expulsar a los romanos y restaurar a Israel. Entonces a los doce se les daría lugares de honor.

Jesús fue una total sorpresa para Pilato. Estaba tan acostumbrado a los hombres que suplicaban y suplicaban por sus vidas. Jesús se queda en silencio frente a Pilato.

La multitud en la cruz está gritando a Jesús que se salve a sí mismo, si Él es realmente el Mesías de Dios. Estaban tan acostumbrados a las personas que usan el poder para su propia comodidad, seguridad y bienestar.
Vieron a tantas personas egocéntricas que nunca prestaron atención a los demás, que nunca pudieron imaginar que alguien actuara de una manera diferente.

¿Qué rey, o para el caso, el Hijo del Padre, va a una ciudad en un burro y muere en una cruz? ¿Qué Mesías no responde cuando se encuentra con injusticia, maldad y brutalidad y muere voluntariamente en la Cruz en lugar de intentar salvarse? Nunca conocieron la verdadera identidad de Jesús.

Pero sabemos quién es Él realmente, ¿no? Debería ser evidente en la forma en que vivimos, ¿no es así?

Honestamente, si alguien nos mira, ¿podrían identificarnos como seguidores de Jesús el Cristo? ¿Podrían decir que eres uno de sus discípulos?

P. Robert Traudt, O. Carm.
El P. Robert Traudt, O. Carm. es un sacerdote Carmelita viviendo en Darien, IL.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias