La túnica

febrero 6, 2017 |

Por Neil Conlisk, O.Carm. (Texto)
Jorge Monterroso Mérida, O.Carm. (Fotografía)
Emanuel Franco Gómez, O.Carm. (Diseño)


La túnica es la vestimenta interior que cubre el cuerpo, representa penitencia. Los Carmelitas oran por el perdón de sus pecados y los del mundo.

Elías, como Juan el Bautista, vestía con pelo del camello y vivía en el desierto. En los iconos, Elías suele representarse con el pelo de los animales. El libro de La Institución de los Primeros Monjes dice que la túnica de los carmelitas descendió de estas ropas de pelo de animal común entre los profetas.

“Juan estaba vestido con pelo de camello, con un cinturón de cuero alrededor de su cintura.” (Mc 1, 6)

La túnica era también la vestidura de los penitentes, los empleados por Dios para llorar y orar por los pecados de sí mismos y del mundo. El propósito de la túnica era similar a la tela de saco, una prenda áspera que causaba incomodidad para recordar al portador su pecado.

El color marrón oscuro representa las cenizas, que nos recuerdan que somos polvo y al polvo volveremos. También representa a la tierra, humilde y fructífera al mismo tiempo. Recordemos que Karmel (Carmelo) significa Jardín de Dios.

La penitencia nos purifica, y lo que nos purifica también nos hace florecer.

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias