Crónicas Carmelitas
Evolución de la Orden

julio 30, 2019 |

Poco tiempo después, encontramos a los Carmelitas solicitando los privilegios papales. En 1252, Inocencio IV les dio permiso para tener iglesias con un campanario y una campana, el signo de una iglesia pública, y un cementerio para su propio uso. Inocencio IV otorgó al prior general el derecho de otorgar facultades a sus sujetos para predicar y escuchar confesiones. En 1262, Urban IV les permitió enterrar a los laicos en sus cementerios, siempre que la parte canónica del párroco estuviera satisfecha.

Estas facultades son compatibles con la vida ermitaña: la predicación y la dirección espiritual son ocupaciones conocidas de los ermitaños, pero sin duda sirvieron para atraer a los Carmelitas a la vida activa.

De The Mirror of Carmelby Joachim Smet, O. Carm.

P. Joachim Smet O.Carm.
P. Joachim Smet, O.Carm. (1915-2011) fue uno de los principales historiadores de la Orden Carmelita. Además de ser miembro fundador y presidente del Institutum Carmelitanum en Roma y editor de Carmelus, una revista de Estudios Carmelitas, el P. Joachim era un escritor dotado. es conocido por su obra en cuatro volúmenes Los Carmelitas y su Vida de San Pedro Tomás. Entre sus otras obras: Familiar Matter of Today-Poems (2007), The Mirror of Carmel: A Brief History of the Carmelite Order, (2011), varias publicaciones sobre las Carmelitas, la Liturgia Carmelita, las Bibliotecas Carmelitas de España y Portugal y las Carmelitas de la Inglaterra Medieval.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias