Crónicas Carmelitas
Devoción Mariana

agosto 7, 2019 |

Los años de la primera expansión de la Orden en Europa también fueron testigos del crecimiento y la formación de su devoción a Nuestra Señora. En todas partes dedicaron sus iglesias a la Santísima Virgen.

No es sorprendente que sus iglesias presentaran cofradías marianas (que no deben confundirse con las cofradías escapulares posteriores). La cofradía de Nuestra Señora del Monte Carmelo de Toulouse en 1267 contaba con 5.000 hombres y mujeres. Laudesi, cantantes de himnos marianos, se encuentran en Florencia (1280), Siena (1289) y Cambridge (ca. 1300).

En este momento, los Ermitaños del Monte Carmelo se convierten en los Hermanos de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Este nombre, que probablemente se originó en el uso popular, ahora se convierte en un tema de reflexión consciente por parte de la Orden. En la escolástica, el nombre de una cosa denota su esencia. Las constituciones de 1294 establecen que “cada vez que alguien pregunta por nuestra Orden o su nombre, se le debe dar el nombre de la Santísima Virgen”. Los obispos y la Santa Sede concedieron indulgencias a su uso. La idea gana bases de que la Orden fue fundada en honor a María. Una bula de Clemente V, 5 de marzo de 1311, para citar solo un ejemplo, comienza: “Su santa Orden, instituida divinamente en honor de la bendita María, la gloriosa Virgen …”

Quizás el cambio del manto, el signo de nuestra Orden, se debe colocar en este contexto de su nombre. El distintivo manto rayado que usaban los carmelitas se convirtió en Europa en una ocasión de burla y obstaculizó la entrada de los jóvenes a la Orden. En el capítulo general de 1287, en consecuencia, el manto rayado se cambió por uno blanco, que con el tiempo se convirtió en un símbolo de la pureza de Nuestra Señora. Puede que no haya sido una coincidencia que, poco antes de esto, en 1274, una orden mendicante con un título mariano y un manto blanco, los Frailes de la Santísima Virgen, o Frailes de Colores, hubiera sido suprimida, despejando así el camino para la decisión del capitulo general.

San Simón Stock, prior general de 1254 a 1266, que solía recomendar fervientemente las necesidades de la Orden a Nuestra Señora (de hecho, los privilegios mendicantes de la Orden fueron adquiridos en este momento) fue favorecido con una visión de la Virgen, quien sostuvo el escapulario de la Orden en sus manos y anunció: “Esto es un privilegio para ustedes y los suyos; el que muera en él será salvo ”. Más tarde, el escapulario de Nuestra Señora del Monte Carmelo se convertiría en un medio importante para promover la devoción a María en la Iglesia.

De The Mirror of Carmel by Joachim Smet, O. Carm.

P. Joachim Smet O.Carm.
P. Joachim Smet, O.Carm. (1915-2011) fue uno de los principales historiadores de la Orden Carmelita. Además de ser miembro fundador y presidente del Institutum Carmelitanum en Roma y editor de Carmelus, una revista de Estudios Carmelitas, el P. Joachim era un escritor dotado. es conocido por su obra en cuatro volúmenes Los Carmelitas y su Vida de San Pedro Tomás. Entre sus otras obras: Familiar Matter of Today-Poems (2007), The Mirror of Carmel: A Brief History of the Carmelite Order, (2011), varias publicaciones sobre las Carmelitas, la Liturgia Carmelita, las Bibliotecas Carmelitas de España y Portugal y las Carmelitas de la Inglaterra Medieval.
Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias