Catorceava Estación: María en Pentecostés

mayo 9, 2016 |

IMG_1579

María, la primera seguidora de Jesús, discípulo fiel, cuyo vientre hizo posible la obra más grane realizada por el Espíritu Santo. También estuvo presente en Pentecostés. Es una seguidora astuta y silenciosa que recorre con la mirada del corazón el evangelio y descubre las intenciones que Dios tiene con la humanidad y nos las comunica. He aquí el canto:

—Mi alma canta la grandeza del Señor,
mi espíritu festeja a Dios mi salvador,
porque se ha fijado en la humildad de su sirvienta
y en adelante me felicitarán todas las generaciones.
Porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí,
su nombre es santo.
Su misericordia con sus fieles se extiende
de generación en generación.
Despliega la fuerza de su brazo,
dispersa a los soberbios en sus planes,
derriba del trono a los poderosos
y eleva a los humildes,
colma de bienes a los hambrientos
y despide vacíos a los ricos.
Socorre a Israel, su siervo,
recordando la lealtad,
prometida a nuestros antepasados,
en favor de Abrahán y su descendencia para siempre.
Lucas 1, 46-55

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias