Lectio Divina

mikej-fixed

En nuestra Regla de Vida, podemos hacernos una idea de cómo los primeros ermitaños Carmelitas centraron sus vidas en torno a la Palabra de Dios. En nuestra actual forma de orar, tratamos de recuperar ese centro. Una manera de escuchar a la voz de Dios, en la oración, es por medio de la lectura de la Biblia. De este modo, podemos conectarnos a la iniciativa de aquellos hombres que se reunieron en el Monte Carmelo hace más de 800 años.

En primer lugar, compartimos un modo de lectura orante de la Biblia, llamada Lectio Divina o Santa Lectura seguida de otros ejemplos de oraciones Carmelitas.

Diez puntos para la Lectio Divina personal

La actitud del discípulo fiel:

“El Señor Dios me ha dado la lengua de aquellos que enseñan, para que yo sepa sostener con una palabra al que está cansado. Mañana tras mañana Dios me despierta, despierta mi oído para escuchar como aquellos a los que enseño.” (Isaías 50:4)(Isaías 50:4)

  • Di una oración inicial, invocando al Espíritu Santo.
  • Poco a poco y de forma atenta lee el texto.
  • Toma un minuto de silencio interior, para asimilar lo que has leído.
  • Busca el significado de cada frase.
  • Trae la palabra leída al presente, reflexiona la relación que esta tiene con tu vida.
  • Prueba a ampliar tu visión, relacionando este texto con otros textos bíblicos.
  • Lee el texto de nuevo, pero en forma de oración, dando una respuesta a Dios.
  • Formula un compromiso para tu vida basado en el texto.
  • Reza un salmo apropiado.
  • Elije una frase que capture el significado de ese momento y memorizarlo.

Te invitamos también a visitar la página de la Orden: ocarm.org, ahí encontrarás la Lectio Divina diaria.

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias