Comunidad

Viviendo en la Presencia de Dios

El “Carmelo” es en realidad un camino de vida en donde procuramos estar conscientes de la Presencia de Dios en nuestro diario vivir. Como Carmelitas, estamos en contemplación y oración pero también vivimos de forma activa nuestro servicio en el mundo. Y si bien, fuimos fundados hace 800 años, en una montaña, tenemos los pies bien puestos en los problemas y las preocupaciones de hoy en día.

“El Carmelo aprendió a contar la historia del corazón humano como una historia de amor. Partiendo de la idea de que se encontraban en la búsqueda de algo que les hacía falta en sus vidas, los Carmelitas descubrieron que estaban siendo perseguidos por una presencia amorosa cuyo deseo, para ellos, era el de colmarlos de vida, de una mayor libertad, y de una relación de confianza para su caminar.”
-El Camino Carmelita*

Viviendo en Comunidad

Los Carmelitas vivimos juntos en grupos o comunidades con el fin de poder apoyarnos mutuamente en nuestro deseo de vivir de acuerdo con lo que Dios quiere de cada uno de nosotros. Compartimos tanto los momentos de oración y comida, como los momentos de alegría y tristeza, y, algunas veces, los momentos de trabajo. Somos hermanos entre sí y como tales estamos llamados a tomar con responsabilidad nuestra forma de vida.

Viviendo en el Servicio a los Demás

Los Carmelitas somos pastores, maestros, y directores espirituales. Sin embargo, también somos abogados, bomberos y capellanes en las cárceles. No hay una actividad específica que nos defina como Carmelitas. Oramos por la libertad de responder a las necesidades dondequiera que las encontremos.

*El Camino Carmelita, John Welch, O.Carm.
(Paulist Press: 1996)

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín de noticias